Posteado por: meteocaudete | 30 mayo, 2012

Boletín Extra – Actividad sísmica en el norte de Italia – Tragedia sobre tragedia en la Emiglia-Romana


Buenos días,

Volvemos obligadamente para tratar, lamentablemente un viejo tema, el de la actividad sísmica que, ésta vez, nos lleva a hablar de nuestros vecinos del norte de la península itálica quienes, en menos 10 días, han padecido el azote de dos fuertes terremotos. Vamos a través de ésta nueva entrada a intentar explicar de forma llana y clara lo sucedido así como, el por qué ha habido, o no, tanta devastación en la zona. Vayan por delante nuestras más sincera condolencias a todas las familias de las víctimas de los mismos y nuestras sinceras muestras de cariño y solidaridad para con nuestros vecinos italianos.

Tal y como ya reflejábamos en el Boletín del pasado día 21 de mayo,  una de las claves del relativamente bajo número de víctimas (vistos todos los destrozos materiales causados) de aquel primer potente terremoto de 6.1 grados en la escala Richter que ya azotó la bonita e histórica zona de la Emiglia-Romana al norte del país el pasado 20 de mayo fue, sin duda, las horas en las que se produjo el seísmo, en plena madrugada, lo que sin duda favoreció que el número de víctimas no fuera excesivamente elevado. Por desgracia, el tiempo no ha tardado mucho en darnos la razón y, tan tarde como ayer mismo, apenas nueve días después, se produjo un nuevo temblor de 5.8 grados (seguido como aquel primero de numerosas réplicas, algunas, casi tan fuertes como el principal), pero ésta vez, en plena hora punta, hacia las 9 de la mañana.

Terremoto de magnitud 5.8 ayer día 29 de mayo en Italia - USGS

Terremoto de magnitud 5.8 ayer día 29 de mayo en Italia – USGS

El resultado no ha podido ser peor, como tristemente lo demuestran las cifras del víctimas en éste segundo terremoto y que, a pesar de haber sido de menor magnitud, prácticamente, ha triplicado en número a las víctimas respecto a las que se produjeron durante el terremoto de la semana pasada.  Sirva éste primer factor para, recordaros lo primero de todo, algunas de las recomendaciones más básicas de autoprotección ante éstas catástrofes de origen natural:

El principal consejo es el de mantener la calma y extenderla a los demás.
Hay que alejarse de los cristales y objetos o muebles que puedan caer. Si se está en el exterior, ir hacia un área abierta, alejándose de los edificios dañados, muros y postes de energía eléctrica.
Protegerse debajo de mesas, camas o dinteles de puertas, cualquier protección es buena.
En los grandes edificios, no precipitarse hacia las salidas. Las escaleras pueden estar colapsadas de gente, y dificultar la evacuación.
No utilizar los ascensores, la fuerza motriz puede interrumpirse.
Cuando te encuentres en el exterior, procura no acercarte ni penetrar en edificios dañados.
Si vas circulando en coche, es aconsejable parar y permanecer dentro del vehículo.

Al final del post os dejamos con enlaces a información más amplia acerca de éstas medidas de autoprotección. Pero, tener muy en cuenta éste tipo de recomendaciones ante éstos fenómenos naturales, no sólo es la clave para intentar evitar que un terremoto sea más dañino que otros. Hay muchos más, pero nos centraremos por encima en tres de ellos: la profundidad, el tipo de suelo, así como la periodicidad o tiempo de retorno.

El “primer” factor que consideramos clave es, sin duda alguna, la profundidad a la que se producen los sismos. Y no hace falta retrotraerse mucho para constatar lo que decimos. Tan tarde como antesdeayer, en otro punto muy alejado del primero, como es Argentina, se producía otro potente terremoto de magnitud 6.7 en la escala de Richter en la región de Santiago del Estero pero, a diferencia de los italianos, lamentablemente muy superficiales (producidos todos ellos a menos de 10 kilómetros de profundidad), mientras que, en el caso argentino, por suerte, fue muy profundo, a más de 500 kilómetros bajo la superficie terrestre.

Terremoto de magnitud 6.7 antesdeayer día 28 en Argentina - USGS

Terremoto de magnitud 6.7 antesdeayer día 28 en Argentina – USGS

¿Las diferencias entre uno y otro? Son más que evidentes y sirva un único dato y es que,  en el caso del sismo de Argentina, fue ampliamente sentido dada su gran magnitud, e incluso, se notó en los edificios más altos de la capital, Buenos Aires (a nada menos que 838 kilómetros del epicentro) pero, el terremoto cursó sin causar ésta vez ni daños materiales ni menos aún pérdidas humanas. En éste sentido los seres humanos bien poco podemos hacer al respecto, pero ello explica de forma más que clara por qué, a veces, cuando nos llega información de un sismo de poco más de un grado y, en ocasiones, éste ha sido sentido y, en cambio, otros sismos de dos e incluso tres grados, no llegan ni tan siquiera a sentirse por la población y se categorizan entonces como “microsismos”, que no son otra cosa que los numerosos pequeños terremotos de suceden a diario y que no son percibidos nada más que por los sismógrafos y resto de modernos aparatos dedicados a medirlos. La clave pues número uno, la profundidad del epicentro (hipocentro).

El segundo factor que consideramos clave y que determinan la intensidad (poder destructivo) de los sismos, sin duda, el tipo de suelo sobre el que se asienta la zona en el que se producen. Y ahí, de nuevo, los hombres sí que podemos hacer algo al respecto, sobre todo, aprovechando los avances tanto en materia geológica (intentando evitar construir en “zonas de riesgo”), como en materia de técnicas constructivas, siguiendo las más básicas (o avanzadas) normas de construcciones sismoresistentes.  Está claro que antes todas éstas cosas sencillamente no se sabían pero, en la actualidad, sí que lo sabemos, y esa es la clave de que, en el futuro, no se produzcan grandes tragedias en zonas de elevado riesgo. En ése sentido, uno de los más desconocidos, aunque peligroso, elemento que suelen hacer acto de presencia tras un movimiento telúrico, es la denominada licuefacción del suelo (el suelo, prácticamente se licúa, de estado sólido pasa a ser literalmente líquido), y ésta es la principal causa (junto a las construcciones de baja calidad), de que se produzcan colapsos en muchos edificios tras un potente terremoto.

Claro proceso de licuefacción tras los sismos en el norte de Italia - DTS Módena

Claro proceso de licuefacción tras los sismos en el norte de Italia – DST Módena

Una buena muestra de ello, Japón, territorio insular de origen volcánico en donde los terremotos son muy habituales, muchos de ellos, tanto o más fuertes como los que se han producido en Italia y, en cambio, apenas causan daños, ya que allí si que tienen muy en cuenta, desde hace muchos años todo ésto que estamos comentando y, la normativa de construcción, es allí mucho más exigente que en nuestra vieja Europa. Y no hablamos sólo de las más modernas construcciones de grandes rascacielos con bases (cimientos) que, asentados sobre grandes muelles o bloques neumáticos, literalmente son capaces de absorber gran cantidad de energía, como la que se libera durante éste tipo de eventos. Desde hace cientos de años, los tejados (muy livianos) y las paredes (literalmente de papel) en las humildes construcciones niponas, han evitado sin duda muchas víctimas en dicha región.

Y el tercer factor, la periodicidad de los sismos también ha tenido mucho que ver. Todos sabemos igualmente hoy en día que hay zonas más propensas que otras a padecer terremotos (mapas de riesgo sísmico) y, no sólo eso, sino que terremotos muy fuertes se suelen dar en las mismas zonas cada cierto número de años (lo que se conoce como período de retorno). Pues bien, en el caso que nos ocupa, en esa zona en concreto del norte de Italia, hacía más de 400 años que no se producía un terremoto de magnitud superior a 5 grados y, todo ello, a pesar de encontrarse en una zona catalogada de elevado riesgo sísmico. De ahí que, como siempre hemos dicho, es muy importante que se produzcan terremotos pequeños en dichas zonas (de 2 a 4 grados). De hecho, lo hemos dicho siempre, nos “alegramos” de ellos ya que, esos terremotos “menores”, lo único que hacen es liberar poco a poco la energía que se produce en el interior de la tierra sin causar prácticamente daños y evitando, de esta forma, que se produzcan terremotos mucho más fuertes. Claro que, en el caso de fracturas o momentos tensores repentinos que, son los que más se dan por desgracia, son del todo inevitables que lleven asociados sismos de gran potencia.

Mapa de riesgos sísmicos en España - Fuente IGN

Mapa de riesgos sísmicos en España – Fuente IGN

Llegados casi a éste punto final, una última reflexión y es que, a pesar de la tragedia que se está viviendo éstos días en la zona del norte de Italia, casi hay que seguir dando gracias de que hayan sido así, ya que, casi con total seguridad y, por esa misma regla de tres, dos fuertes terremotos rondando los 6 grados, muy graves sí pero, en cierta medida, no muy destructivos y con daños muy localizados, quizá hayan sido mejor que no uno sólo de 7 o de más grados (recordad lo que ya hemos tratado al respecto en otros posts, que hablar de un grado más o menos, incluso, de una décima de grado más o menos, es muy importante, en cuyo caso estaríamos hablando de muchísimos más daños materiales y, por descontado, de daños en una zona mucho más amplia y, por ende, de un mayor número de víctimas y damnificados…

Y acabamos ésta entrada que, cuanto menos, esperamos os haya resuelto muchas de las dudas que al respecto nos habéis formulado, para aclararlas pero, sobre todo, para que sepáis cómo actuar ante un terremoto, con éstos completos consejos sobre qué podemos hacer, antes, durante y después, de un evento de éstas características. Si éstas líneas ayudan a minimizar un daño o, mejor aún, a evitar una pérdida humana ante éstos inevitables fenómenos geológicos, nos habremos dados más que satisfechos.

RIESGO SÍSMICO (112 Comunidad Valenciana)
TERREMOTOS (Protección Civil)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: