Posteado por: meteocaudete | 24 enero, 2012

Boletín Extra – Una Tormenta Solar (CME) llegará a la Tierra en las inmediatas horas


Muy buenos días,

Nos toca hoy tratar un tema que, aunque sea nuevo por aquí sí que venimos siguiendo muy de cerca y es que, la meteorología espacial, no deja de ser precisamente éso, meteorología. Cierto que nunca nos hemos visto obligados a tratar éste tema pero, hoy, sí que toca hacerlo, ya que la tormenta solar que podría afectarnos en las próximas horas es una de las más fuertes registradas hasta la fecha y, además, todo parece indicar que será parcialmente geoefectica (es decir, que alcanzará a algunas zonas de la Tierra, situadas en latitudes más al norte, en las inmediatas horas como decimos). Hablamos de las tormentas solares, que se producen tras una fulguración con posterior eyección de masa solar, la cual podría, en caso de llegar lo suficientemente activa, a afectar a sistemas eléctricos y/o electrónicos, satélites, etc. ¿De qué forma lo hará ésta? Pues es algo que se sigue muy de cerca y seguiremos pues muy pendientes de las noticias que nos vayan llegando hoy, pero, esperemos que no tenga mayores consecuencias que las meramente anecdóticas.

Pero sea como fuere, ahí la tenemos, como podemos ver en el vídeo de arriba, ayer lunes 23 de enero de 2012 a las 03.47 UTC, se producía una fulguración de clase M9 (bastante fuerte, casi a punto de alcanzar el techo de la escala en la que se miden) en la región activa solar 11402. A causa de ello acto seguido se producía una CME que, a pesar de que no es 100% directa, se considera geoefectiva ya que parte de ella sí que podría rozar la magnetosfera terrestre. Para seguir las informaciones de última hora, os recomendamos y remitimos a la gran labor que al respecto hacen diariamente desde España, y más bajo éstas circunstancias, los compañeros del GAME en Facebook.

Seguimiento exhaustivo de ésta CME por parte del GAME

Seguimiento exhaustivo de ésta CME por parte del GAME

No es un tema ni mucho menos nuevo, ni tampoco baladí desde luego, si no lo hemos tratado hasta la fecha, sencillamente ha sido para no pecar de alarmismo. Pero de hecho y, ante la constatación por parte del Observatorio Solar de la NASA de un aumento de la actividad solar de un tiempo a ésta parte, gobiernos del todo el mundo están preparándose y advirtiendo de los posibles efectos si una tormenta de éste tipo, fuerte o muy fuerte, pudiera llegar a alcanzarnos. Los primeros gobiernos que tomaron medidas al respecto fueron los de EE.UU y Reino Unido. Los últimos en hacerse eco y empezar a preparar planes al respecto, ha sido, precisamente hace unas pocas semanas, el de la Unión Europea.

Decíamos asimismo que no es un tema baladí, no supone, EN PRINCIPIO riesgo físico alguno pero… sí que tendría consecuencias “catastróficas” de forma inmediata e indirecta, y es que, con el grado de desarrollo tecnológico que hemos alcanzado en la actualidad, sí que podría tener consecuencias cuanto menos “catastróficas” como decimos. Tranquilos que, no hay EN PRINCIPIO NINGÚN riesgo para la salud ni para el cuerpo humano pero… ¿os imagináis si nos quedamos sin luz, sin sistemas de telecomunicación ni ingenio eléctrico o electrónico alguno aunque sólo sea de forma parcial o temporal? Pues éso, sin duda alguna quedaríamos sumidos en una especie de caos total, y de ahí la lógica sensibilidad y preocupación al respecto por parte de los actuales gobiernos. Eso sí, en caso de la tormenta fuese muy muy intensa y acompañada no sólo de radiación visible, sino también de radiación gamma o X, sí que cabría adoptar medidas al respecto, y que básicamente consistirían en permanecer a resguardo mientras dure la tormenta, caso que, INSISTIMOS, no se prevé ni por asomo en ésta ocasión.

Tampoco es un tema nuevo. De hecho, la Tierra y, con ella la humanidad, siempre se ha visto sometida a éste tipo de “salidas de tono del astro rey” y nunca pasó nada, sólo que claro, nunca hasta ahora sus consecuencias  podrían tener efectos tan perjudiciales para las civilizaciones tan sumanente globalizadas y tecnológicamente avanzadas como las actuales,  los satélites artificiales dejarían de funcionar, las comunicaciones de radio se interrumpirían, los apagones eléctricos tendrían proporciones continentales y los servicios quedarían interrumpidos durante semanas… Bueno hasta ahora CASI sin consecuencias y es que, en el año 1859, ya se tuvo constancia, y de qué forma, de una tormenta solar de características muy similares a la que podría generar todo éste caos que os estamos planteando. En aquella época ya empezaban a funcionar las primeras centrales hidroeléctricas, al tiempo, que las telecomunicaciones más avanzadas se realizaban vía telegráfica. Pues bien, aquella “tormenta solar histórica” ya fue capaz de cargarse tanto las escasas estaciones eléctricas de la época así como  aquel incipiente sistema de telecomunicación telegráfica. Esa la parte negativa. La parte “positiva”, fue la de que se pudieron ver en latitudes más que inusuales una de las consecuencias visibles de las mismas, hablamos de las auroras boreales, que se vieron ése año en sitios como Cuba, Florida, Madrid, Menorca o Roma. Os recomendamos par ampliar información al respecto lo publicado sobre aquella tormenta solar histórica de 1859 en la Wikipedia.

Micro site "Manual de tormentas solares" elaborado por el GAME

Micro site "Manual de tormentas solares" elaborado por el GAME

Bien, no os vamos a marear con más informaciones ni datos al respecto que, para muchos, “os sonarán a chino”. Si queréis profundicar sobre el tema, os remitimos al micro-site que, de nuevo, han preparado los compañeros del GAME sobre la génesis y posibles consecuencias de las tormentas solares. Pero si que os dejamos con algunas importantes recomendaciones al respecto. ¿Qué hacer en caso de que la tormenta fuese lo suficientemente fuerte y llegase a provocar algunos problemas como los arriba descritos? Pues es de sentido común. Tened en cuenta que hasta los vehículos actuales, la luz (y con ella los pozos, emisiones de radio, telefonía -tanto fija como móvil-, TV, Internet…), seguramente dejarían de funcionar. Las medidas de autoprotección pues, las habituales ante cualquier catástrofe de tipo tanto natural como tecnológico: nunca está de más tener una pequeña reserva de agua y alimentos almacenados en casa para varios días, un botiquín y medicamentos para las personas enfermas, en resumen, lo más básico que pueda garantizaros una supervivencia de varios días, o incluso, si es posible, semanas de autoabastecimiento. Lo de seguir atentos a las comunicaciones oficiales al respecto, del todo IMPRESCINDIBLE, si es que éstas no fallan claro. En éste caso, desconectar los aparatos eléctricos -lo mismo que cuando se produce una tormenta terreste-, podría también evitar que muchos de ellos no sufrieran daño alguno- y tener asimismo luces de emergencia (linternas) y, al menos, una radio, con pilas suficientes pero eso sí, SIN CONECTARLAS, para poder tener igualmente cubierto tanto el tema de la luz y de recibir informaciones en cuanto sea posible.

Bien lo dicho, en ésta ocasión no esperamos que el tema tenga mayores consecuencias y, si las tiene, van a ser muy localizadas y sin que esperemos nos suman en un “caos digital global”. De hecho, sí que muchos de los satélites, especialmente los de última generación, se encuentran preparados al respecto y ya han entrado en modo de “protección segura”, desconectando los sistemas más sensibles y, por tanto susceptibles de quedar dañados, así como los que garantizan que puedan volver a controlarse en caso de quedar dañados los sistemas convencionales primarios. Así que nada, en principio, tranquilidad absoluta pero, lo dicho, pase lo que pase al final, creemos que nunca está de más conocer lo más básico de éste tema pero, sobre todo,  de qué forma podemos mitigar los posibles efectos de un evento de éstas características, tanto en éste caso, como en futuras tormentas solares que puedan llegar a producirse, y de ahí que a ello le hayamos dedicado éste Boletín Extraordinario.

Os dejaremos eso sí con la cara más amable de las mismas, una fantástica aurora boreal captada anoche desde Noruega (a lo peor, a partir de ahora para muchos de vosotros no serán tan “bonitas” de ver, esperemos que no), pero sin duda alguna, lo son e, insistimos, siempre que se tengan en cuenta las más elementales medidas básicas de autoprotección que acabamos de repasar, no tenemos que preocuparnos.

Aurora Boreal anoche sobre Noruega - Foto: Bernt Olsen vía @El_Universo_Hoy

Aurora Boreal anoche sobre Noruega - Foto: Bernt Olsen vía @El_Universo_Hoy

En fin, confiemos pues que no pase nada y podamos seguir dando el tiempo por el Twitter y no tener que hacer uso de las palomas mensajeras para poder hacerlo jejeje, en fin, un poco de humor para acabar el post, nunca está de más 😉 Lo dicho, no hay motivos para el alarmismo pero ahora sí que no hay excusa para no saber qué podemos hacer ni tampoco desconocimiento de causa. Esperamos poder volver mañana de nuevo por aquí con el habitual Boletín Meteo, pasad muy feliz martes y hasta mañana.

ENLACES:
GAME en Facebook
Tormentas solares
Tormenta de 1859
Posibles efectos
Medidas de autoprotección 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Categorías

A %d blogueros les gusta esto: